1.- No tener un plan:

si no quieres que tu trotadora pase a ser una colgadora de ropa con el paso de los meses es muy importante tener una meta junto a ella. ¿Te ves corriendo un medio maratón a mediano plazo? ¿Deseas perder 5 kilos hasta fin de año? ¿quieres mejorar tu capacidad cardiovascular, subir escaleras y no cansarte? ¡Entonces decreta ese plan y corre tras él! De esta manera lograrás tener una motivación para subirte día por medio y transpirar por ese objetivo.

 

2.- No darte el tiempo para activar el cuerpo previamente:

esto con el simple y no menos importante motivo de evitar algún tipo de contractura muscular o alguna lesión. En general, cuando de manera precipitada vamos directo al ejercicio, nos terminamos sintiendo mal y le echamos la culpa a la trotadora, siendo que nosotros somos los culpables al no poner a punto nuestro cuerpo para la exigencia de la rutina de ejercicios. Enciende tu trotadora, y comienza a caminar sobre ella mientras elongas tus brazos, y a medida que el cuerpo entre en calor ¡comienza tu rutina!

 Muvlog

3.- No usar los programas de entrenamiento o las distintas velocidades:

el gran error que cometemos en este ítem es trotar/correr siempre a la misma velocidad y usando la misma inclinación. Si lo hacemos así quedaremos con la sensación de que lo estamos haciendo increíble, sin embargo, cuando nos inscribimos en una carrera (o simplemente salimos a trotar en la calle) y vemos que esa sensación increíble no es tal -pues cualquier desnivel que encontremos en la ruta nos parecerá una montaña- entonces pensaremos “¡debí haber utilizado más la inclinación de la trotadora!”

 

4.- Ocupar demasiado los pasamanos:

el mantenerse mucho tiempo sobre los pasamanos habla de que no estás en una velocidad que es la tuya, y que además no estás haciendo el trabajo que corresponde a tu biomecánica. El braceo y balanceo es muy importante en la mecánica de correr, y mantener las manos mucho tiempo en el pasamanos no sólo dañará la postura ideal, también perderás el centro de gravedad. En resumen, sólo utilizar los pasamanos para tomarte las pulsaciones o para cuando estás por comenzar o terminar la sesión.

 

5.- Pegarse muy delante de la cinta:

si trotas muy cerca del panel de tu trotadora esto podría generar un accidente, pues en algún momento tu zapatilla podría tropezar con la estructura de soporte que se encuentra en el extremo delantero de la trotadora. En general, las trotadoras tienen un área para correr cercana a los 150 mm promedio, entonces, lo ideal es hacerlo en medio de la cinta, aprovechar toda la longitud, ni muy adelante ni muy atrás, pues también está el riesgo que te caigas si estas muy al borde.

 

Las opciones de mejora son bastantes y todos estos vicios puedes modificarlos fácilmente desde este momento, ¡te invitamos a que los pongas a prueba ahora mismo en tu Endurance o Sole!